Impulsan la licencia CC BY-NC-SA 4.0 Internacional para proteger la producción académica y científica regional en Acceso Abierto

La Declaración de México a favor del ecosistema latinoamericano de acceso abierto no comercial, efectuada conjuntamente por el Sistema Regional de Información en Línea para Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal (LATINDEX), la Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal (REDALYC), el Consejo Latinoamericano de  Ciencias  Sociales (CLACSO) y el Instituto Brasileiro de Informação em Ciência e Tecnologia (IBICT), recomienda el uso de la licencia Creative Commons Reconocimiento- NoComercial – CompartirIgual (CC BY-NC-SA) para garantizar la protección de la producción académica y científica regional en Acceso Abierto.

Según se señala en la declaración, la licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual (CC BY-NC-SA) no permite el uso la obra con fines comerciales y obliga a que ésta se mantenga en las condiciones en que defina el propietario de los Derechos de Copyright. Ésta permite compartir, distribuir, descargar y utilizar el material para fines académicos; por ejemplo, una antología, pero no se podrá vender.

“Si alguien hace una obra derivada utilizando un artículo no hay problema, pero deberá ser compartido igual bajo una licencia CC BY-NC-SA, así cualquiera puede reutilizar, compilar, etcétera”, explica el documento, destacando que la cadena puede crecer, pero se está impidiendo que alguien lucre con ello en cualquier tramo del circuito de comunicación de la ciencia.

“Como dice Creative Commons, con esta licencia ‘usted es libre de compartir-copiar y redistribuir el material en cualquier medio o formato’. ‘Si  usted  […]  transforma  o  crea  nuevo  material  a  partir  de  esta  obra,  usted  podrá  distribuir su contribución, siempre que utilice la misma licencia que la obra original’. Es decir, la nueva obra deberá contar con la misma licencia: CC BY-NC-SAAtribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional. Con ésta se evita que los contenidos se utilicen con fines comerciales y se exige que quien los use los ponga en las mismas condiciones, es decir, en acceso abierto, no comercial”, detalla el documento.

Según se manifiesta en la declaración lo único que impide la licencia CC BY-NC-SA es que alguien pueda comercializar con una obra. “Si se quiere evitar que se comercialice  con el texto que los editores están poniendo a disposición sin costo y financiado con recursos públicos, entonces se deberá usar una licencia CC BY-NC-SA”, subrayaron los firmantes.

Como recomendaciones específicas, la declaración aclara que si alguien quiere hacer uso de un texto científico en acceso abierto con esta licencia, nada lo impide, puede  hacerlo, solamente tiene que citarlo, compartirlo igual y no comercializar.

“La ciencia ha funcionado a través del tiempo utilizando los textos e ideas de los otros científicos, cuyo reflejo son las referencias citadas, porque el conocimiento es una construcción social en beneficio de la humanidad”, sostienen los firmantes.

La Declaración de México sugiere usar esta licencia al hacer públicos cursos, talleres, conferencias, videoconferencias y en cualquier tipo de comunicación o documento académico, con el fin de darle la máxima difusión y hacer el mayor esfuerzo para que los editores comprendan sus características y la asuman en la práctica.

“Sin duda, con esta declaración contribuimos a conformar, mantener y proteger nuestro ecosistema latinoamericano de Acceso Abierto”, afirman las entidades que suscriben el pronunciamiento.

 

Acceder a la Declaración de México.